Para seguir en Instagram

–> DecíQueTeVí <– Una manera de ver las cosas cotidianas de una ciudad que está repleta de caos, cultura y emociones en cada una de sus esquinas. Buenos Aires – Argentina nos deleita con hermosas postales, en esta cuenta capturan cada una de ellas, juegan e intervienen la realidad.

Los invito a dar un ojo, compartir y disfrutarlas.

Acá enlace directo –> https://www.instagram.com/deciquetevi/

SeViene

Tacón Dorado

Creo que he comentado en otra oportunidad que desde pequeña el mundo de la moda me parecía un horror. Ir a la peluquería era la perfecta amenaza que podía hacer mi mamá para que me comiera todo el platico de comida que con tanto amor me había cocinado. Un domingo mis papás decidieron hacer algo fuera de la rutina de los domingos y nos dirigimos al CCCT (un shopping bastante conocido de Caracas) para comprar unas camisas, quizás comer un heladito y regresar a casa temprano antes que nos agarre el terrible tráfico capitalino.

“Ahí estaban, pasamos por una de las zapaterías más reconocidas del centro comercial, esa que calzaba a las misses y que ese día lo haría para mi”

Tenía unos 8 años cuando caminando de la mano de mi mamá corrí a ver la vidriera de aquella famosa tienda. Posando mis ojos entre las sandalias con delicada pedrería, colores vibrantes, tacones por encima de los 10cm, estaban esas plataformas con tiras doradas. Me enamoré.

“Papá las quiero, por fa, de regalo de cumple” – “¿Qué vas a hacer con esos zapatos?, son de grandes, seguro que ni tu talla tienen”

“Por fa, calzo 38 seguro tienen algún numero” (Sí, calzaba 38, ahora calzo entre 40/41)

Entramos, mi mamá le pregunto a la vendedora y efectivamente tenían la talla, me los probé y experimenté mi primer impulso de mujer.  Fueron mis zapatos insignia, como mi chiste de cabecera. ¿Usted me conoció en la infancia? Usted sabe que en toda fiesta/reunión/pijamada/ida para el parque de Geraldinne estaba presente con mis plataformitas amadas.

Un día dejaron de estar en ese lugar especial en mi closet pero siempre pensé que en cualquier momento conseguiría unas similares y rockearia de nuevo.

¡Aparecieron! No en una tienda fancy pero si en una gran rebaja de Zara, me tenté por minutos, se me fueron las cuentas, los ahorros, los necesitaba y están acá conmigo.

P1110910 P1110911

IMG_20150919_143618

Toda esta historia por unas sandalias ¡Lo sé! Son hermosas 😉
Nos leemos en la próxima…

Robar, en nombre de la moda

Quería hacer un post larguísimo explicando lo divertido que es entrar en el closet de un hombre y “robar” algunas prendas para jugar un poco con nuestra vestimenta diaria pero me pareció más dinámico hacer un #DibujujitoDelDia y que descifren mis jeroglíficos.

¡Ah! también les dejo mi ejemplo de “hurto perfecto” encontré una linda camisa de estilo tartán marca Gap, estilice la figura con un jean tiro alto super canchero, algunos accesorios negros y mi cabello (ya sé que está muy largo) suelto.

20150723_130324

prueba

frente

Sin títulooo

¡Nos leemos en la próxima! 

Se terminó la espera

Cuando tenía seis/ siete años me empezó a interesar la música y para mi suerte o desgracia en 1997 estaban en pleno apogeo las “boys band”, la cultura pop en su máxima expresión. Puedo mencionar que mientras pasaba los días jugando en mi cuarto no paraba de cantar “Azúcar amargo” de Fey, Barbie girl de Aqua o Rock Dj de Robbie Williams. No solo me bastaba con cantar, también armaba coreografías con mis amigas para que en un futuro no muy lejano pudiéramos presentarlas en el colegio y mostrar nuestros regios gordito/flacos cuerpos pubertos. Lucky de Britney Spears fue una de las tantas que incluimos en el playlist “para coreografiar con Lila” (en algún momento les hablaré de Lila pero ese momento no es ahora), recuerdo que la coreo incluía sillas varias veces me caí de ella practicando el fulano paso.

En fin, pasábamos lindas tardes con diversión sana y medio barata ¿por qué digo medio barata? Bueno, en ese momento el acceso a internet era nulo, teníamos que comprar los CDs, ir al kiosco a rogarle al tipo que te avisara cuando llegue las nuevas barajitas de Nsync  o esperar en Puma tv (el Mtv Venezolano) el video de “Quit playing games” de los Backstreet boys  que coreaba a todo pulmón en un inglés que dejaba mucho que desear.

Por allá en el 2001 (yo tenía 10 años) los BSB deciden salir de gira mundial y Caracas sería uno de los escenarios por dos días consecutivos. Cuando supe la noticia obviamente le pedí a mis papás que me llevaran, que sería mi regalo de cumple, navidad y día del niño por el resto de mi vida. Eso de ir a un concierto a ellos mucho no le gustaba y menos dejarme ir sola, parecía peligroso y muy poco probable. Pase días enteros llorando, rogando y nada de eso funcionó, hasta el día del concierto.  En mi familia todos los domingos eran de pararse bien temprano, ir al cementerio (si, sé que suena mal) ir a la iglesia, desayunar juntos, tomar cocada, leer los periódicos, almorzar y luego, después del medio día, cada uno podía hacer sus planes. Ese día yo estaba en mi cuarto viendo en el noticiero la cobertura del concierto, las largas filas, las mujeres llorando y al mismo tiempo gritando “ ¡¡NICK TE AMOOO!!”  “ KEVIIIIN” , coreando las canciones, esperando el momento de entrar y disfrutar del show que marcaria un antes y un después.
Mi papá me llama a la sala y me dice “te tengo una sorpresa” – en mi cara se bosqueja una sonrisa- “Tienes que darme los nombres de los cinco BSB y te daré el regalo” – yo que ya en ese momento pensaba “oh por Dios, me llevará al concierto” empiezo con un tono de voz bastante alto a decirle “Kevin (es mi favorito por eso de primero), Nick, Brian, Howie y AJ”. Él, que tenía un papelito en su mano, una especie de chuleta, va chequeando los nombres, sonríe y me dice “Muy bien, te sabes todos los nombres pero no la tabla del 7… Te ganaste este premio” – Saca de una bolsita una franela azul oscuro con las caras de los BSB en gigantografia-  Sí, no era lo que me esperaba, yo creía que me iba a llevar al concierto, que sería el primero en ir, que luego el lunes en el colegio iba a presumir con todas mis amiguitas pero no, fue una franela que extrañamente me encantó y que agradecí tanto que en la actualidad pienso “wow mi papá fue hasta el Poliedro a buscar entradas, no las consiguió y para no dejarme triste me compró esa franela que seguramente le salió carísima solo para verme sonreír”

Ayer  17 de junio de 2015, después de 14 años de espera, fui al concierto de los Backstreet boys. Canté como una loca, bailé hasta que se me cansaron las piernas, coreé cada una de las canciones en ese mismo inglés pobre que no logro mejorar, los vi muy cerca, confirmé que sigo amando a Kevin. Pero, entre todo el concierto no pude dejar de pensar en él, en mi papá que justo hace 14 años me hizo feliz gracias a una franela y que siguió alimentando mis ganas de ir a este show. Sé que en alguna parte del universo sonrió, sé que de alguna forma extraña el destino armó este juego y me regaló este final agridulce pero feliz.

tee-vintage-backstreet-boys

¡Gracias totales pá!
Nos leemos en la próxima

romper

Esos días en los que una amiga/o nos invita a una reunión del amigo del primo de su madrina, y por alguna razón nos termina convenciendo de que es un buen lugar para ir (casi siempre porque hay mucha comida gratis) terminamos cayendo en una situación incómoda. Para colmo, mi amiga/o se va con su novia/o y me deja sola, ¡sí!, sola en una fiesta con extraños. Si fuera en Caracas probablemente me encontraría con alguien pero acá en Buenos Aires es más complicado. En fin, estoy sola, viendo el techo con un trago en la mano y esperando que lo que traiga las bandejas de los mozos sea algo rico. De a poco, en la barra se va acercando un grupito y termino con unas 6 personas de distintas nacionalidades, algo ebrios y con muchas ganas de hablar rodeándome (aunque se pueda sentir más bien como emboscándome). Es en este preciso momento cuando saco mi súper arma: un top 5 de temas/preguntas para romper el hielo…

5.Te escucho un acento particular, ¿de dónde eres? Sí, la típica cuando vives en una ciudad como ésta, repleta de extranjeros. Y como la verdad es que esto de los acentos no se me da mucho, corres el riesgo de que te digan que es porteño y quedes muy mal , pero, nada que una sonrisita y un “ah, juraba que eras uruguayo” no pueda arreglar ( ojo que los Argentinos son un poco sensibles con ese tema, pero me divierte jijij)

4.Cierra los ojos, abre los ojos. ¿Qué viste? : Con esta pregunta podrás notar si la persona está loca como tú, si es aburrida, entiende tu humor. Si funciona probablemente se rían de la respuesta y será un inicio bien relajado.

3.¿A qué te dedicas? Mmmm yo soy -inserte aquí cualquier profesión que usted no es. Por ejemplo: “Yo maquillo muertos, me encanta. Si logras que la mentira dure toda la noche, no solo rompes el hielo sino que ejercitas tu mente. Eso sí, esta técnica puede complicarse un poco si resulta que conoces al amor de tu vida y luego tienes que explicarle que eres menos interesante de lo que creía.

2.Qué clima tan raro, ¿no? Muy típica, perfecta para iniciar una conversación hasta en el baño mientras haces la larga cola con chicas que lloran, vomitan y bailan al ritmo de Chichi Peralta.

1.¿Sabías qué?… Este para mi es el numero uno de los números uno, resulta que me encanta ir por la vida absorbiendo los llamados “Facts”, me resultan fascinantes y dejas a la audiencia como muy mal parada, se impresionan, probablemente no te creen, dicen wtf? Buscan un teléfono para googlear y tratar de dejarte como una tarada pero adivinen qué: son todos verdaderos y AWESOMEEEEE! Por ejemplo: sabias que en la Segunda Guerra Mundial los Alemanes no permitían el ingreso de Coca Cola y para “satisfacer” a la población crearon un refresco de naranja…Sí, lo que hoy tomamos como naranjita, Fanta o como se llame en tu país… Más interesante ¡imposible!

Estos son algunos de mis temas favoritos, mis herramientas de oro que hoy comparto con vosotros.

¿Ustedes que hacen para romper el hielo? Nos leemos en la próxima.

Aquí

historias

Soy una mezcla entre psicóloga del corazón y lectora con sentimientos.

Quisiera leer, escuchar y ayudar (si es posible) en esas historias de amor, tristeza, soledad…Quisiera entrar en tu vida como una tercera que te puede leer cuando lo necesites, sin juzgarte, sin conocerte, en donde quiera que estés.

¿Te animas a soltar todo lo que llevas por dentro? ¿A compartir un poco esa historia que pesa como una mochila en tu espalda?

Te dejo un email, escribe cuando lo necesites, aquí estaré…

¡Ah y lo de gratis, va muy en serio!

Nos leemos en la próxima.